momento – lapso – espacio

Exposición individual
Curaduría: Max Hernández-Calvo
Revolver-galería
2015

 

Texto curatorial:

“momento – lapso – espacio” establece un sistema de interrelaciones espaciales y temporales, a través de las cuales se pone en juego una serie de ideas que remiten a un orden (cósmico) que regula al mundo y al universo.

Como si el proyecto artístico se basase en modelos de investigación científica, las diversas piezas mostradas parecen derivarse de maquetas planetarias, mapas celestes y tablas astronómicas. Los objetos, mecanismos, proyecciones e impresiones exhibidos evocan dispositivos para estudiar el movimiento de rotación, el movimiento de traslación, el efecto del día y la noche, la experiencia del paso del tiempo, la percepción del horizonte y el sentido de ubicación. Pero las piezas transitan su campo de referencia del cosmos al espacio de la galería, pasando de las magnitudes planetarias a la escala humana.

Salas reúne aquí sistemas mecánicos, proyecciones de registro de movimiento, constelaciones de formas geométricas, ciclos de variación de siluetas y series de figuras parciales. Estas imágenes y artilugios postulan desde su particularidad visiones fragmentarias, perspectivas cambiantes y múltiples puntos de vista, conjurando distintas convenciones de representación del espacio y del tiempo. El conjunto se articula, simultáneamente, alrededor de las nociones de experimentación, descubrimiento y limitación epistemológica.

En esta exploración de guiño cosmológico, la pauta de trabajo es claramente analítica: una trayectoria—rotación o traslación—es graficada como una extensión de instantes simultáneos, a través de su secuenciación y organización, y el transcurso del tiempo es codificado como relaciones numéricas (progresiones aritméticas, patrones de repetición, ratios) y configuraciones geométricas (cuadrantes, planos, líneas, intersecciones, figuras).

Pero, a pesar de las alusiones científicas, pese a los protocolos de representación empleados (formatos homogéneos, composiciones rígidas, estructuras de ordenamiento, etc.), la información es ambigua: los horizontes viran, rompiendo con todo anclaje, las relaciones fondo/figura pueden leerse alternadamente y las correlaciones entre objeto, punto de vista, locación y contexto son indeterminadas y acaso indeterminables. Por ejemplo, ¿se está describiendo el desplazamiento de un objeto o un recorrido alrededor del objeto? ¿O la rotación del contexto mismo, mientras el punto de vista permanece fijo? ¿O acaso no hay desplazamiento alguno pues estamos ante una transformación morfológica? ¿O solo hay relaciones de semejanza sin ningún nexo causal o continuidad alguna entre las imágenes?

En ese sentido, a través de estas obras Salas propone una “topografía del espacio-tiempo” que apunta al infinito astronómico, en todo su alcance abstracto, mientras subraya desde lo concreto del aquí-y-ahora, los límites perceptuales, técnicos y lógicos de esta empresa.

Juan Salas traza así un itinerario—estético, metodológico y conceptual—que conecta imágenes, modelos y concepciones del mundo. La figura que surge es, ante todo, la de una idea acotada por sus medios cartográficos. La perspectiva propuesta por el artista registra su propio punto de fuga: el punto ciego por donde la posibilidad de comprensión se escapa. Se trata, ante todo, de una invitación a imaginar nuevos modos de pensar, de representar y de configurar el universo.

Max Hernández Calvo